26 de septiembre de 2017

¿Y ahora qué?

La noche cae sobre mis hombros y a la luna miro en busca de sabiduría. Ella sabe que el tiempo es inexorable y que ésta Leona Vikinga se queda sin segundos.

Hace dos años que todo comenzó; parecía que a partir de entonces todo sería fácil. Decirle adiós era la garantía pero... La pérdida nada cambió. La vida seguía siendo una cuesta empinada que escalar sin ayuda. 

Los últimos cartuchos los había prendido y su luz me guiaban por el abismo sombrío. Paré un segundo a tomar aliento, resbalé y caí al vacío donde el Leviatán me esperaba con los abrazo abiertos. 

No puede ser, tengo que encontrar una salida, un camino secreto oculto en las sombras y, al extender mi brazo, mi mano alcanzó una espina donde poder agarrarme y tener esperanza.

Esa espina, difícil de apretar, era lo suficientemente firme para soportar mi peso y así me alcé, encontrando un nuevo camino. 

Ese camino que tantas mujeres hemos tomado mientras pensamos en la familia, la necesidad y en que esa cuesta tiene que ser coronada.

Así que, ahora, estoy en lo alto de la cima, de la cuesta. Con temor, cansada pero no abatida. Con la suficiente energía para seguir adelante. Con el arrojo y empuje necesarios para dar un nuevo paso y seguir escribiendo las páginas de mi vida.

Hoy intento emprender contando con mi fuerza, mi tesón y, si quieres, con tu apoyo, pues la enfermedad no puede pararlo todo.

imagen vía:Le Bois

10 comentarios:

  1. Ánimo con todo, vas a poder con lo que te propongas, a pesar de las "barreras". Un texto precioso, Marta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por todo, Noelia,por tu apoyo,tiempo y sobre todo la amistad.

      Eliminar
  2. Me has emocionado!! Todo mi apoyo, ánimo leona.

    ResponderEliminar
  3. Muchos ánimos estamos unidas en la lucha en esta lucha que algún día venceremos un gran abrazo

    ResponderEliminar
  4. Leona, cuando sientas que se agota el tiempo mira a la luna con más detenimiento. Tras ella siempre viene el Sol quien, como buen reloj, te aseguro que sabe los segundos que te quedan. Y no dudes que éstos seguramente serán los suficientes para llegar al objetivo marcado.



    Avanzar por el camino no resultará fácil, llegar a la cima de la montaña menos, pero la recompensa de alcanzar la meta siempre es proporcional al esfuerzo.



    Ten paciencia, persevera, nunca dejes que se pierda tu esperanza y recuerda que los capítulos que se escriben con cariño, como la comida hecha con amor, siempre tienen mejor sabor.



    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero que bonito 💛 y cuanta razón. Mil gracias por tus palabras.

      Mil besos de colores

      Eliminar

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...