9 de septiembre de 2014

La vuelta al cole y otros temas de moda

Todo el mundo hablando de la vuelta al cole, de babis, de etiquetas, de pautas, trucos y mil cosas relacionadas con el tema. Me niego. Para Cachorro sigue siendo algo duro el tener que ir al colegio, y recordando lo mal que lo pasó el año pasado me imagino cómo irá este. Sé todo lo que tengo que saber y por mucho que se hable de ello estos días, hay niños que no quieren ir al colegio y punto.

Por eso, espero no entrar en la corriente y escribir sobre el colegio, al menos en el mes de Septiembre, ahora seguro que el jueves cuando vaya por primera vez tras sus primeras vacaciones de verano, me caerá todo en la boca y algo diré por redes (si lo hago os doy permiso para darme un pellizco)

Así que hoy no hablaré de nada de todo esto y aprovecharé este post para contaros como ha ido este verano, que también está muy de moda, porque del tercer tema de moda en la blogosfera como que no puedo, aunque quisiera escribir y hacerme la interesante por desvelar si traigo niño o niña.

Tampoco me gusta la idea de escribir una lista llena de enlaces a otras de mis redes sociales, y/o post, para contaros las cosas, que veo también se estila mucho esto ultimamente, así que sin perder mi esencia y pese a no publicar sobre algo que no sea la Endometriosis, ya ni me acuerdo, os contaré que

Este verano ha sido muy especial para mi pues he podido disfrutar de mi hijo casi tanto como a mi me hubiera gustado. La verdad que en mi trabajo me han dado muchas facilidades para poder conciliar la vida laboral con la familiar y pese a todos los problemas que he vivido, y sigo viviendo en él, esto es de agradecer. 

Poder llevar por las mañana a mi hijo a la piscina, estar con él jugando, llevarlo a la playa, a correr por la calle o simplemente estar en casa abrazados dándonos calor ha sido maravilloso. Siento que estos años no volverán y que mi pequeño felino se hace mayor muy rápido.

Pero éste verano nos ha servido para saber que nos queremos mucho y que no podemos estar el uno sin el otro porque existe una química entre ambos inexplicable. 

El otro día me trajo un ramo de flores, que compró con su padre en un visita al mercado, porque me quiere y eso lo cura todo.

Me da pena no escribir más, como hacia antes, sobre Cachorro y las cosas que hacemos o lo bien que nos lo pasamos pescando en la playa, por ejemplo, pero siento que estaría robándonos algo muy especial que tenemos él y yo en exclusiva, y tal vez por eso, ya no he vuelto a escribir. No lo sé.

Ahora que viendo lo que hay en otro blogs creo que soy un caso a estudiar pues aquellas que cuidaban la intimidad de sus hijos ahora los sacan sin ningún reparo, y esos nick chulos quedan como anécdota, pues no sabremos el nombre de las criaturas pero qué importa si les ponemos cara. Supongo que cada uno evoluciona hacia lo que le da la gana, y por eso yo he evolucionado hacia este lado, sin más.

Me da la sensación que escribo sin sentido, sin pensar, y tal vez sea así, no me siento valiente pues me escondo y no termino de decir lo que pienso, otro día lo haré.

25 de agosto de 2014

Infertilidad secundaria y otras joyas

Es frustrante no conseguir el embarazo de un primer hijo para muchas parejas o madres solas pero, ¿qué pasa con aquellos que intentan tener un segundo hijo y no pueden? A esto se le llama esterilidad secundaria y ocurre cuando una pareja que ya ha tenido un hijo o más no consigue otro embarazo.
Desde el punto de vista social, la infertilidad secundaria no se considera un problema tan importante como la primaria, ya que el haber tenido un hijo se considera un consuelo para las parejas que sufren de ella. Sin embargo, para los padres que no pueden concebir un segundo hijo es más estresante y frustrante de lo que la sociedad cree, pues este tipo de pacientes se sienten incomprendidos tanto por médicos como por familiares y amigos ya que sienten que perciben el problema como un simple inconveniente.
Y no lo digo yo, que conste, así comienza el artículo de Invitra en el que hablan sobre mi infertilidad.

Tengo 32 años, un hijo de 4 años y los comentarios siempre hacen mella. Hay días que te lanzan ese "y para cuando el hermanito", "y no has pensando que ya es hora de aumentar la familia", y mi preferido, "le vas a dejar, al pobre, solo en el mundo" -siento que os enteréis así, sin previo aviso de las autoridades competentes, pero el fin del mundo se acerca, bueno de vuestro mundo porque Cachorro sobrevivirá al holocausto y dominará la tierra, esos sí, solo-

Creo que no descubro nada nuevo, la raza humana es dañina sin querer, pues muchas de las buenas gentes que lanzan esas frases no leen este blog y desconocen que tengo Endometriosis, pero, sin lugar a dudas, creo que son peores las personas que sí lo saben y me dan consejos "en cuanto te relajes te quedas embarazada, eso es que te has obsesionado".

La Endometriosis es una enfermedad crónica, sin cura!!! Lo único que pueden hacer por nosotras es intentar aliviarnos el camino, pero NADA NOS CURARA.

Por eso, si tenéis una mujer cercana que padezca esta terrible enfermedad os recomiendo informaros, si realmente no queréis hacerle daño con vuestros comentarios bien intencionados pero dañinos.

Estoy diagnosticada desde el mes de Julio de éste año, pero padezco fuertes dolores desde hace cosa de 3 años, se dice pronto. No quiero entrar a juzgar al personal médico que me ha ignorado durante este tiempo porque al fin estoy en buenas manos, en manos serias y responsables, en manos empáticas que me entienden.

Éste tiempo lo he invertido en buscar, en informarme y quiero compartirlo aquí, en casa.

Ésta web sobre Endometriosis hace una gran labor de difusión sobre la enfermedad, hablando de forma clara y entendible y, creezme, pese al corto tiempo que llevan on-line, tras ella se esconden unas personas maravillosas, cercanas y que conocen, por desgracia, la enfermedad en primera persona.

La Asociación Española de Endometriosis  también hace una labor de difusión importantísima, y personalmente me ha servido para decidir cómo enfrentarme a mi dolor, antes de ir por primera vez a visitar al ginecólogo, pero de esto hablaré más a delante.

Pero, si no quieres hacer lecturas y quieres saber, entender y comprender ésta enfermedad, te recomiendo ver Endometriosis, la punta del iceberg, un documental que en 2:59 minutos me hizo llorar y alivió el alma cuando lo vi por primera vez aun sin tener un diagnóstico sobre la mesa.

Hoy ha sido un día muy importante para mi. Hoy pude hablar con un profesional de mi dolor. Hoy estoy más cerca. Hoy estoy feliz.

Esta mañana he acudido a mi primera cita con un ginecólogo de la seguridad social, tras todo lo que costó que mi médico de cabecera me derivara al especialista, y puedo decir bien orgullosa que mi doctor me entiende, que mi doctor me apoya y que mi doctor me ha hecho feliz.

Tras el examen físico pertinente y confirmar que el diagnóstico, obtenido tras visitar IVI, es correcto hemos hablado de opciones para afrontar la Endometriosis, pero tras haber leído La Guía para Pacientes no había nada que pensar, iba con los deberes hechos y con la intención clara, así que desde hoy estoy en lista de espera para ser operada.

No será fácil, no será definitivo, tal vez pierda un ovario, tal vez no, pero lo que está claro y es cierto, que estar un solo día sin dolor merece la pena. Que pese a que después reaparezcan las adherencias y todo vuelva a empezar, el tiempo que esté "bien" será maravilloso y poder sentarme con las piernas cruzadas, en el suelo, mientras juego con Cachorro, a cualquier cosa, más de 3 segundos, es un sueño.

Hoy me preguntaba una amiga sobre la enfermedad, así que os dejo un pequeño resumen, muy Leonil, sobre qué diantres me pasa.
Al parecer en el Útero tenemos una membrana, que lo recubre por dentro, que se llama Endometrio. Dicha membrana la expulsamos en cada menstruación pero hay ocasiones que la membrana no logra seguir el camino habitual y decide darse un paseo por nuestro aparato reproductor, adhiriéndose a ovarios, trompas y en ocasiones, viaja hasta el intestino. Estas adherencias hacen una fiesta en cada menstruación, y se inflaman, crecen y sobre todo provocan dolor.
En síntesis ésto es la Endometriosis. Para saber más te recomiendo entrar en el carnaval de enlaces que he sembrado por éste post.

Por mi parte sólo me queda decir que estoy animada y que tengo esperanza de que, a partir de hoy, todo va  a ir mejor.


1 de agosto de 2014

sin título porque lo importante es el contenido

Hace días, semanas, meses y, como siga a éste ritmo, años que quiero escribir un post. ¿Y por qué no lo haces? Pues porque no me apetece. Me explico. Tengo un montón de historias que podría redactar, todas bonitas, sobre Cachorro. Podría escribir sobre la fiesta de su cuarto cumpleaños, sobre su primera vez en asistir a un cursillo de natación, sobre cuanto le gusta ir de pesca con Mufasa, sobre cómo sigue durmiendo del tirón, sobre la relación de amor entre él y su primo, PequeñoJaguar, pero.... No me sale. Me siento delante del ordenador y nada.

No obstante, el editor de Blogger puede dar buena cuenta de que, lejos de que mis dedos se queden bloqueados se aventuran a escribir, y yo prometo que les dejo, pero cuando terminan  leo el resultado e inmediatamente lo borro. Feo, cutre y todo demasiado pesimista. Ya está bien de tristezas, pero... no lo puedo evitar, brota el subconsciente, la rabia contenida y el mal rollismo que están incrustados en mi corazón desde mayo.

Pero al fin el mes de Julio terminó y espero que éste nuevo mes me traiga lo que necesito, tranquilidad y cosas positivas/bonitas. Mientras espero a descubrir las bondades de éste Agosto, que entra con lluvia, os puedo asegurar que pese a tener en la cabeza la idea de cerrar el blog, cada día tomando más forma, por el momento esperaré a ver qué pasa. 

Lo que más siento es no haber sabido racionalizar todo más, no haber sabido separar la vida laboral de la personal, no haber sabido llevar de mejor manera la no llegada de un nuevo Cachorro, no haber sabido hacer muralla y alegrarme de tener un hijo en vez de disgustarme por no poder tener más, no haber sabido hacer de otra manera las cosas para que no me afecten tanto, pero soy así, es mi esencia, es mi carácter, mi alma. También siento que todo esto que me ronda no me deje disfrutar de una de las cosas que más me gustan que es escribir para todos vosotros, contaros mis cosas del día a día, mis locuras y mis alegrías, que ojo también las hay, pero es que las penas, cuando estoy aquí, lo ocupan todo.

Si hoy pasáis por Twitter vereis a lo que me refiero, estoy "fatal" pues escribo este post triste y/o melancólico, con el corazón en la mano, pero luego lanzo tuit's, también sinceros y verdaderos como éste 


Un sin sentido todo.

Pensaréis, tal vez, ¿qué pretende ésta Leona?, pues simplemente haceros participes de mi confusión mientras también comparto mi alegría.

P.D.: Quiero dar las gracias a @Sra_MiaWallace porque su tuit me inspiró para escribir hoy. 

10 de julio de 2014

Diagnostico .... Asesinato!!!

Hoy dejo la literatura a un lado y me pongo medio seria. Hoy os quiero contar, de forma clara, una de las cosas que me pasa y "preocupa" desde hace algún tiempo -mis tinieblas de post anteriores nada tienen que ver con éste tema- y es que necesito compartirlo con la inmensidad para soltar lastre y porque las penas gritadas a las cuatro vientos son menos penas.

Ya hace unos 20 meses que estoy inmersa en un proyecto personal, en una búsqueda sin fin, en la ardua tarea de concebir un nuevo cachorro.

En éste tiempo han pasado muchas teorías por mi cabeza desde estar convencida de padecer una infertilidad secundaría a pensar que no me quedo embarazada por estar estresada con el tema. Si me hubiera dejado guiar por la inmensa mayoría, el pueblo es sabio, los meses se seguirían sucediendo sin que nada nuevo pasara en mi útero.

El año pasado, por estas fechas, tuve mi primera crisis de "me pasa algo" y por ello acudí a un centro de Reproducción Humana en busca de respuestas. Tras la primera visita, por la que pagué 70€, sólo me fui con una lista de precios, de un estudio que me querían realizar de forma integra, lo que provocó que me deshinchara un poco. Medité y, tristemente, opté por no volver a ese lugar en el que sólo les preocupaba hacer negocio.

Meses después, animada por un familiar de primera línea y mi querida Noemí, acudí a la consulta de mi médico de cabecera, en la Seguridad Social, para contarle qué me pasaba. Tras escucharme lo tuvo claro, debía derivarme a Reproducción Asistida. Ellos me llamarían para concertar cita. Y llamarme me llamaron, aunque tal vez hubiera preferido que no lo hicieran y hubieran dejado pasar el tiempo sin más, olvidándose de mi y dejándome soñar un poco más -yo solo quería que alguien me mirada y me dijera si me pasaba algo o no- 

A las pocas semanas de mi visita al centro de salud recibí la llamada de Reproducción Asistida. Recuerdo que estaba en casa con mi madre e hijo y me trasladé a la cocina para estar sola y enterarme bien de lo que me decía mi interlocutora, pues soy de esas personas que se ponen nerviosas y pierden parte del mensaje en el camino. Así que con la mente fría escuché con atención. "Marta te llamo para informarte que hemos visto que has tenido un embarazo que llegó a término, por éste motivo siento decirte que no podemos atenderte". ¿De verdad no me iban a mirar porque tengo un hijo? ¿De verdad el personal médico de un hospital tiene el poder de decidir si una mujer tiene derecho o no a ser atendida por ser madre? ¿De verdad tiene poder un médico, o un conjunto de ellos, para decirme que no tengo derecho a repetir maternidad de forma asistida si fuera necesario? Pues sí, parece ser que sí tienen ese poder.

Tras la llamada me fui directa a mi médico de cabecera para contarle y solicitarle que me derivara a ginecología, pero eso tampoco lo hizo, pues "no te pasa nada". Así que ahí me quedé, con mis miedos, con mis dudas y con la ansiedad que me provocaba llevar 13 meses buscando un embarazo que no llegaba.

Afortunadamente el tiempo es buen aliado y minimiza las cosas, así que dejé que corriera y me olvidé del tema, en la medida que mi cerebro hiperactivo me lo permitía, claro. Y así es como he sobrevivido, como he ido tirando, sin volver a realizar test de ovulación, sin pensar en flujos, ni contar días, sin pensar en nada y pensando en todo. 

La creencia de que me pasa algo -tengo grandes dolores en mi ovario derecho- no terminaba de desaparecer -como diría una de vosotras: soy una exagerada- y sopesando cuanta culpa tendría el estres que soporto desde hace meses en el trabajo -por el que escribí mis tinieblas- hizo que la publicidad de IVI, en la que anunciaban que durante el mes de junio la primera consulta era gratuita, me volvió a iluminar el camino. Así que volví a sacar el arsenal de valentía y allí que me fui.

Ayer he tenido mi ansiada primera visita gratuita. Lo primero que me impresionó es la gran diferencia que existe entre su clínica y la otra clínica de Reproducción Humana a la que acudí en busca de auxilio el año pasado. Me refiero, obviamente, al trato humano, a las instalaciones y a la forma de contar las cosas. Me fui tan feliz y contenta de allí que no dudaría en recomendar ésta clínica a quien le hiciera falta.

Y ¿queréis saber lo que pasó? Pues muy sencillo. Me hicieron una ecografia, sí, sí una simple ecografia, que intuyo es el protocolo de IVI para su primera consulta, y gracias a ella hoy he dormido tranquila después de 20 meses de incertidumbre, miedos, malos humores y desesperación.

Hoy sé que tengo ENDOMETRIOSIS. Al parecer mi ovario derecho, que es el que me trae loca, está lleno de quistes de chocolate de 2 centímetros y el izquierdo no está mucho mejor, con menor cantidad de quistes y escondido tras mi útero presenta muy pocos folículos, lo que provoca que mis ovarios estén más envejecidos que una servidora y por lo tanto tenga problemas de fertilidad. 

Ahora me toca ir a la Seguridad Social a demandar que me hagan una analítica completa y específica e intentar que tengan a bien derivarme a un ginecólogo, pues pese a que el médico de cabecera sólo con mirarme sentenciase "no te pasa nada" estaba equivocada. 

Hasta que no sepa el grado de mi Endometriosis no sabré si puedo concebir por mi misma -que va a ser que no- o qué método de reproducción asistida se ajusta mejor a mi caso -pero ahora mismo esto es secundario pues lo importante es mi enfermedad-.

Con lo que me quedo tras mi descubrimiento es que yo tenía razón, y que pese a tener un hijo por los métodos naturales de apareamiento, gestación y parto vaginal, no es garantía para tener problemas de fertilidad. Por otro lado sigo indignada con que la Seguridad Social, con la que contribuyo económicamente de forma mensual, no me hiciera caso y me dejara metida en un cajón por tener un hijo. 

Sé que la Endometriosis no es mortal pero que es un ente vivo que crece y se reproduce. Tras ésta primera toma de contacto con mi nueva realidad estoy contenta y con ganas para  emprender este nuevo camino hacia mi lucha para lograr que me atienda el Servicio Cántabro de salud como me merezco.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...