5 de julio de 2017

In Vitro Veritas

Siempre he sido de la opinión que compartir las cosas sólo suma, tanto para quien escribe como para quien lee. Por eso he hablado con total Libertad sobre temas como mi diagnóstico de Endometriosis o los pormenores en mi paso por la Reproducción Asistida, por ejemplo.

+fotos
Tal vez por eso, cuando llegó a mi la noticia de que se lanzaba In Vitro Veritas, un libro escrito por padres asistidos, me dió un vuelco el corazón.

Pedro y Vanessa son una pareja que buscó la paternidad y se topó con la realidad, que vivimos tantos españoles, de la ESTERILIDAD

Todo el que ha acudido a una consulta de Reproducción Humana sabe lo que esto supone para la pareja, para el individuo.... y, de igual modo, sabe lo mucho que se sufre.

En este libro sus autores nos cuentan, a dos voces, su experiencia de una manera tan sincera que es imposible no empatizar con ellos (yo lo hice enseguida).

Y esa es la magia de In Vitro Veritas, que los dos, Pedro y Vanessa, nos dan su punto de vista y nos cuentan su vivencia, de forma individual, frente a todas las situaciones a las que tuvieron que enfrentarse en su camino hacia la paternidad. 

Puesto que su lectura me ha resultado fácil y placentera, además de sentirme identificada con ellos con independencia de que mi desenlace fue otro muy distinto, hoy te traigo la oportunidad de llevarte un ejemplar de éste magnífico libro.

Así que desde ahora y hasta el 16 de julio puedes participar en el sorteo de un único ejemplar.

Las condiciones para participar son:
  1. Comentar este post diciendo "Participo" y todo lo que quieras.
  2. Sorteo válido territorio Español.
Si quieres seguir a Pedro y Vanessa en sus redes sociales seguro que les hará mucha ilusión (Twitter, Facebbok e Instagram) pero no es indispensable para participar.

Este sorteo no busca ganar seguidores, ni para mi ni para ellos, simplemente quiero brindar la oportunidad de que tu también te sientas acompañad@ en tu camino, porque NO ESTAS SOL@ y en ésta Leonera la infertilidad y esterilidad jamás serán Tabú.
¡MUCHÍSIMA SUERTE!






3 de julio de 2017

Una Realidad Abrumadora

Hace algunos años que pertenezco a grupos de afectadas por #Endometriosis, en los que participo activamente, además de leer y comentar páginas de Asociaciones, Agrupaciones, Ginecólogos especializados en mi enfermedad, etc.
"El tiempo me ha desvelado una realidad fea dentro del mundo del paciente"
Muchas veces los enfermos que se acercan, nos acercamos, a estos Grupos, Webs, Foros o Fanpage de Facebook, simplemente buscan formar tribu con sus semejantes para sacar fuerza, donde muchas veces ya no la hay, y seguir luchando por tener una calidad de vida digna.

Pero en éste periplo, por desgracia, me he topado con una Realidad, creciente, que no pensé que pudiera existir. 
  • Mujeres que utilizan los grupos de afectadas para la autopromoción de sus proyectos empresariales.
  • Curanderos que intentan captar clientes bajo el pretexto de tener el remedio  para la curación de una enfermedad que no la tiene.
  • Alguna Asociación que buscan beneficiarse individualmente o incluso que llegan a lucrarse con sus acciones.
Ésta Realidad es Abrumadora y parece que no tiene límites o fin. Ella es la que me ha descubierto a mujeres, enfermas, que critican a sus semejantes, que sabotean su trabajo, que viven por y para calumniar al prójimo.

Está claro que no he descubierto nada nuevo, lo sé, la corrupción y malas artes se dan a todos los niveles y en todos los ámbitos de la vida.

Tal vez me quedé anclada en otra época, o simplemente mis principios no sean de ésta, pero abrir los ojos ante ésta realidad, de pacientes y enfermas, es duro y me hace pensar en Rousseau.
"El Hombre es bueno por naturaleza pero la Sociedad lo corrompe"
No sé si las palabras del Filósofo son ciertas pero tengo claro que, como #EndoVikinga, éstas situaciones no me dejan indiferente y que, aunque la música no suene para mis pies, me mojaré y pondré mi mejilla una y mil veces por intentar que más de 2 millones de mujeres no sean víctimas de abusos, engaños y de gente sin escrúpulos.





7 de junio de 2017

Fisioterapia del Suelo Pélvico

A los 6 meses de mi intervención quirúrgica, en la que me extirparon los órganos que componían mi aparato reproductor, seguía soportando grandes dolores, así que, antes de empezar con las inyecciones de hormonas, decidí probar otra alternativa, menos tóxica.

Había leído mucho sobre las bondades de la Fisioterapia del Suelo Pélvico, pero como no es lo mismo leerlo que vivirlo me puse en contacto con el Colegio de Fisioterapeutas de Cantabria para solicitarles información sobre los profesionales en éste campo, con consulta en Santander.

Lo cierto es que el abanico de posibilidades era reducido, pues en mi ciudad sólo hay 2 médicos especializados en #suelopélvico, con consulta privada. Así que tras chequear sus páginas web, leer su experiencia y valorar otras características como la proximidad a mi domicilio o que fuera mujer, escogí consulta.

No mentiré, animarme a ir a la consulta por primera vez me costó un mundo. Para mi sigue siendo difícil tener que contar, cara a cara, qué me han hecho una #Histerectomía por #Endometriosis, que tengo infinitos dolores... sobre todo por el gesto del que me escucha, por primera vez, que siempre es un poema y estoy cansada y harta.

Así que, armada de valor, me personé en la consulta del Fisioterapeuta y le solicité información sobre posibles tratamientos, para paliar mi #dolorcrónico, y precios.

Mi mayor sorpresa fue que ella conociera perfectamente qué es la Endometriosis, que supiera qué son las #adherencias, y que entendiera qué me estaba pasando. -Es una pena que algo así me sorprenda pues refleja como otros profesionales médicos carecen de formación aun dentro de su especialidad-.

Tras ésta charlar informal me emplazó a tener una primera cita en donde me reconocería, interna y externamente, para poder valorar la situación real en la que me encontraba.

Y así, tras el reconocimiento y estudio inicial me informó que tenía un #prolapso grado 2, me habló de músculos que ni sabía que existían, localizó focos de dolor, me ilustró sobre la terapia con #INDIVA y me mandó recoger una muestra de orina -para analizar el #PH de mi organismo- y me dio una tabla para valorar las veces que iba al servicio.

Con todos estos deberes hechos acudí a la primera sesión de fisioterapia llena de ilusión y esperanza.

El primer día realizó trabajos manuales, externos e internos, y no sería hasta el tercer día cuando empezaría a tratarme con los electrodos de INDIVA, también de forma externa e interna, además de ir enseñándome ejercicios hipopresivos. 

Para mí los trabajos manuales eran muy dolorosos, sobre todo en las primeras sesiones, al igual que lo era soportar el INDIVA. Con el pasar de los días iba notando mejoría, ya podía agacharme y la vejiga estaba menos tensa.

A pesar de sentirme mejor, de calmar el dolor, a la segunda semana de tratamiento estaba hasta el moño de ir. Entre trabajos manuales, INDIVA, y ejercicios hipopresivos cada sesión duraba casi las 2 horas, pagando por ellas 40€.

Así que tras 10 sesiones y abonados más de 400€ -el electrodo interno de INDIVA lo paga cada paciente porque es de uso individual- dejé de ir, sin tener el alta de la doctora y sin estar, ni siquiera al 80%.

Al mes de dejar el tratamiento empeoré notablemente, o más bien, volví a estar como al principio, como antes de ir a fisioterapia.

Hoy valoro positivamente la experiencia, desde luego, pues estuve un mes medio bien, pero en mi caso fue "pan para hoy, hambre para mañana".

Además ahora sé que parte del dolor que sufría al pasarme el electrodo de INDIVA, por la zona de la fosa ilíaca derecha era porque tengo dañado el nervio inguinal y el calor en la zona, para mí, era demoledor.

No obstante, estoy muy agradecía a la doctora, pues gracias al informe que me redactó pude presentárselo a mi médico de familia, quien me derivó a Ginecología del Suelo Pélvicoa pesar de que aún no me hayan visto por motivos administrativos, reclamaciones y otras historias para no dormir- y a los ginecólogos del Hospital de Cruces, en donde me llevan la Endometriosis, también se lo puede mostrar, aunque ellos pasaran más del tema.

En conclusión, bajo mi experiencia, la fisioterapia del suelo pélvico es fundamental para recuperar el tono muscular de la vagina, relajar músculos internos y externos, y ayudar a recuperar el control sobre la vejiga. No obstante, en mi caso, seguiré luchando porque me lleve la Unidad de Suelo Pélvico de la Seguridad Social, pues en mi situación personal es imposible afrontar el gasto mensual que supone acudir a una consulta privada.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...